Por qué Donald Trump acusó a Canadá de haber quemado la Casa Blanca para justificar los nuevos aranceles

Fue una respuesta rara, por decir lo menos.

El presidente Donald Trump reaccionó con un argumento antiguo e históricamente errado a un reclamo que le formuló el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, acerca de cómo podía Estados Unidos justificar la imposición de aranceles a la importación de acero y aluminio procedente de su país con el argumento de la «seguridad nacional».

«¿Y ustedes, muchachos, no quemaron la Casa Blanca?», respondió Trump haciendo referencia a un episodio ocurrido durante la llamada Guerra de 1812.

  • 5 curiosidades que quizá no sabías sobre la frontera entre Estados Unidos y Canadá
  • Por qué Canadá y Estados Unidos se disputan la pequeña e inhabitada isla Machias Seal

La conversación telefónica, que ocurrió el pasado 25 de mayo, fue revelada inicialmente por la cadena estadounidense CNN, quien citó a fuentes no identificadas y luego fue corroborada por la Corporación de Radiodifusión de Canadá (CBC, por sus siglas en inglés).

La reacción de Trump generó una amplia polémica en ambos países debido, entre otras razones, a que el argumento es falaz.

«Canadá se convirtió en un estado en 1867. La Guerra de 1812 fue en… 1812», señaló una usuaria de Twitter identificada como Michi.

«Miren el lado positivo: al menos (Trump) sabe que existió la Guerra de 1812 y que durante la misma alguien quemó algo», apuntó con sorna @BarstoolChief.

Pero ¿qué fue exactamente lo que ocurrió con la Casa Blanca durante la Guerra de 1812?

Venganza

La Casa Blanca fue efectivamente incendiada durante la Guerra de 1812 que enfrentó a Estados Unidos con Reino Unido.

  • El día en que los británicos incendiaron la Casa Blanca

El 24 de agosto de 1814, las tropas británicas lideradas por el general Robert Ross atacaron y quemaron varios edificios públicos de Washington D.C., incluyendo el Capitolio, el astillero de la Armada y la residencia presidencial.

El conflicto tuvo sus raíces, entre otras cosas, en el reclutamiento forzado de miembros de la marina mercante estadounidense para servir en la Armada Británica, en el apoyo que daba Londres a los pueblos aborígenes que hacían frente a la expansión territorial de Estados Unidos así como en las limitaciones que los británicos imponían al comercio estadounidense con otras potencias de Europa.

Sin embargo, en el caso concreto de la quema de la Casa Blanca hubo -según los historiadores- una intención de venganza por lo ocurrido durante la toma que realizaron los estadounidenses de York (Ontario), ciudad que tomaron luego de una dura batalla y en la que causaron incendios y cometieron saqueos antes de retirarse.

¿Y qué tiene todo esto que ver con la imposición de aranceles a los productos canadienses?

No se sabe. Lo que sí está claro es que esta vez sí será Canadá la que aplique una retaliación que consistirá, según anunciaron, en gravar con US$16.600 millones la importación de productos de acero y aluminio, así como el sirope de maple, el whisky y el papel sanitario procedente de Estados Unidos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *