Casi la mitad de exportaciones a China fueron materias primas

Hace poco más de una década China comenzó a acercarse a la región latinoamericana con un foco preciso: el acceso a recursos naturales. Lo ha hecho a través de inversiones directas, líneas de financiamiento y asociaciones público-privadas en proyectos y, aunque con República Dominicana el acercamiento apenas comienza, la mirada asiática lleva años centrada en los metales comunes y otras materias primas.

El año pasado casi la mitad de las exportaciones dominicanas hacia China —un total de US$81.71 millones— fueron desperdicios minerales, cobre, hierro, acero y pulpa de madera, mientras que otra porción de US$57.7 millones fue de despachos de instrumentos médicos y productos farmaceúticos. El monto total de las exportaciones dominicanas al gigante asiático ascendió a US$168.94 millones.

El intercambio entre ambas naciones es muy deficitario para la República Dominicana: China envió productos al país por un valor de US$1,706 millones al cierre del año pasado.

Desde el establecimiento de las relaciones entre China y República Dominicana, autoridades de ambas naciones han mantenido contactos para evaluar el potencial de intercambio económico. Ha surgido interés en turismo, en proyectos de puertos de carga y cruceros, zonas económicas industriales especiales, desarrollo urbano y transporte terrestre.

El ministro de Energía y Minas, Antonio Isa Conde, dijo durante una entrevista con Diario Libre que, además, las empresas chinas han mostrado interés en las actividades mineras y en la exploración y explotación petrolera.

El nexo chino con la región

La mayor parte del nexo entre la nación asiática y el resto de América Latina y el Caribe se ha centrado en multimillonarias líneas de financiamiento que ha extendido China a sus socios de la región. Un estudio reciente de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) detalla que entre los años 2005 y 2016 los préstamos chinos a la región han acumulado unos US$141,000 millones, una cantidad superior a todo el financiamiento que han otorgado el Banco Interamericano de Desarrollo en esos años. Los bancos de Desarrollo de China y el de Exportaciones e Importaciones de China han sido la fuente de esos recursos.

El reporte “Explorando nuevos espacios de cooperación entre América Latina y el Caribe y China” de la Cepal señala que los beneficiarios de esos préstamos —liderados por Venezuela, Brasil, Ecuador, Argentina y Bolivia— tienen la particularidad “de contar con importantes yacimientos de hidrocarburos, por lo que en algunos de los acuerdos se incluyó como contrapartida el compromiso de venta de productos petroleros dentro de las condiciones de los préstamos conferidos”.

 

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *