Celulares estresan estudiantes, revela profesora tras ensayo

La profesora de secundaria Kelly Chavis sabía que los teléfonos celulares eran una distracción en sus clases. Pero no se imaginaba el nivel de estrés que causan esos aparatos hasta que hizo un experimento que pronto estaba dando vueltas en redes sociales.

Sus estudiantes usaron una pizarra para llevar la cuenta de todos los mensajes que llegaron por Snapchat, Instagram o texto, y de las llamadas. Se les dijo a los estudiantes que no respondiesen para evitar generar respuestas… y más notificaciones.

Profesores de todo el país han hecho experimentos similares, que llenan la pizarra de datos. Una muchacha recibió casi 150 notificaciones de Snapchat en una hora. í150!”, comentó Chavis, quien dicta cursos para estudiantes avanzados en la Rocky Hill Schools de Carolina del Sur.

Chavis es parte de una creciente cantidad de profesores, padres, médicos e investigadores que están convencidos de que los teléfonos celulares aumentan la ansiedad de los estudiantes, una tendencia tan intensa que la Asociación Nacional de Educadores habló en un boletín de un “tsunami que afecta la salud mental”.

Es sabido que los exámenes, actividades extracurriculares y tradicionales factores como la pobreza generan ansiedad en los jóvenes. Pero los expertos señalan ahora que los teléfonos celulares, como vehículo de acceso a las redes sociales, son uno de los principales causantes de estrés. Después de todo, allí les llegan las cartas de aceptación a la universidad, se enteran adónde van sus compañeros en los períodos de receso y dónde se difunden chismes que pueden alterar una vida.

Jean Twenge, profesora de psicología de la Universidad Estatal de San Diego, dice que no es coincidencia que haya habido aumento en trastornos mentales de los jóvenes desde la llegada de los teléfonos celulares. “Los chicos me dicen que se sienten obligados a tener teléfonos y a participar en las redes sociales”. Esto hace perder el sueño y reduce el contacto personal necesario para la salud mental.

El año pasado un editorial de la revista de la Academia Nacional de Pediatras recomendó a médicos preguntar a sus pacientes adolescentes acerca de su presencia en redes sociales como parte de exámenes de rutina, del mismo modo que preguntan sobre el estado de cosas en sus casas, si consumen drogas y acerca de su actividad sexual.

Un uso excesivo de las redes sociales puede contribuir al surgimiento de complejos o trastornos mentales, incluidos sensación de aislamiento, de depresión y ansiedad”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *