Detienen en Venezuela a un grupo de soldados alzados contra el gobierno de Nicolás Maduro

En un comunicado, el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, dijo que los sublevados eran de la Guardia Nacional. Se refirió a ellos como un «reducido grupo de asaltantes». Los efectivos habían difundido por redes sociales videos en los que llamaban a desconocer al presidente. En los alrededores del comando militar hay disturbios.

La Fuerza Armada de Venezuela informó este lunes sobre la detención de un grupo de soldados de la militar Guardia Nacional (GN), luego de que publicaran videos en redes sociales en los que llamaban a desconocer al gobierno de Nicolás Maduro.

En uno de los videos, un hombre vestido con uniforme militar y que se identifica como el sargento de tercera Luis Bandres Figueroa, asegura que desconocen «completamente» al mandatario venezolano y pide a la gente salir a las calles a manifestar.

«Aquí estamos con los guerreros, guardias nacionales, que no van a decaer. Le pido también a aquellos guerreros de la calle que salgan a protestar, a exigir sus derechos», dijo el oficial de bajo rango.

En una serie de videos posteriores, se ve a personas vestidas de militar caminando, algunos con fusiles, en el patio del comando de la GN en Cotiza. No se escuchan disparos, ni altercados.

Poco después, el propio ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, informó en un comunicado del arresto de «un reducido grupo de asaltantes adscritos (…) a la Guardia Naciona Bolivariana», aunque no precisó de cuántas personas se trataba. Dijo que se había recuperado un «lote de armas de guerra» que había sido robado de otro destacamento en el que habían secuestrado «bajo amenaza de muerte» a cuatro militares. Luego de eso, explica que se dirigieron a otro puesto de la Guardia, en una barriada popular del oeste de la capital llamada Cotiza, donde grabaron los videos que hicieron circular en redes sociales en los que llaman a desconocer al gobierno.

Según el comunicado de Padrino López, los sublevados encontraron «firme resistencia por parte de los oficiales y tropas profesionales» en Cotiza.

Tras conocerse la noticia en las redes sociales, algunos vecinos de la zona llegaron a las afueras del puesto militar para protestar. Pero efectivos militares y policiales les lanzaron al menos dos bombas lacrimógenas para dispersarlos, según reportes de distintas agencias de noticias.

En otras calles cercanas, reporteros en la zona reportan disturbios, con carros quemados y cierres de vías. Desde que se conoció del frustrado alzamiento, distintos medios reportan que los lugareños tocaron cacerolazos en señal de protesta contra el gobierno.

«¡Queremos que Maduro se vaya, estamos cansados!», dijo un hombre a la agencia AFP. «A cinco niños, donde yo vivo, se los llevaron al hospital porque se estaban asfixiando (con los gases lacrimógenos). Tenemos un año sin agua, queremos una mejor Venezuela, que nuestros hijos (que emigraron) regresen)», dijo otra mujer a la agencia.

El presidente de la Asamblea Nacional de mayoría opositora, Juan Guaidó, y quien ha desconocido al gobierno de Maduro en actos de calle en los últimos días, sostuvo en Twitter que «lo que sucede en el comando de la GN en Cotiza es una muestra del sentimiento generalizado que impera dentro de la FAN». Agregó: «No queremos la FAN se divide ni se enfrente, queremos que se ponga como un solo hombre al lado del pueblo, la constitución (sic.) y en contra de la usurpación».

El alzamiento de este lunes por la madrugada no es la primera muestra de descontento que enfrenta el gobierno de Nicolás Maduro. Su gobierno inició con fuertes protestas, y con el agravamiento de la crisis económica se han sumado manifestaciones de rechazo de policías y otras sublevaciones también de guardias nacionales en cuarteles. Todos han sido frenados por Maduro, pero en algunos casos con procedimientos dudosos, como fue el operativo de captura del piloto rebelde Óscar Pérez, que murió —con otros seis policías— con disparos en la cabeza en un operativo que se suponía era para que ellos se entregaran.

Venezuela, el país con las mayores reservas petroleras del mundo, vive la peor crisis económica de su historia. Sus ciudadanos no logran sobrevivir a la exponencial inflación que acaba con sus sueldos y los pone al extremo de decidir entre comer o subirse en un autobús para llegar al trabajo. Para palear el golpe económico, el gobierno incrementa el salario mínimo a cada momento, pero la crisis es tal que los aumentos no alcanzan para sobrellevar el costo de la vida.

A eso se suma, un aumento de la criminalidad, y la falta de medicinas tan básicas como un Ibuprofeno, así como de alimentos. La consecuencia: cada vez son más los venezolanos que se van de su país.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *