Día Mundial contra el Cáncer

La Organización Mundial de la Salud (OMS) explica hoy la necesidad de mejorar los servicios relacionados con el cáncer en los países de ingresos bajos y medianos.

La OMS advierte que, si continúa la tendencia actual, el número de casos de cáncer aumentará un 60% en los próximos veinte años.

El mayor aumento en el número de estos nuevos casos (se calcula que un 81%) se producirá en los países de ingresos bajos y medianos, donde las tasas de supervivencia son actualmente las más bajas.

En gran medida esto se debe a que esos países han tenido que dedicar los limitados recursos sanitarios de los que disponen a luchar contra enfermedades infecciosas y a mejorar la salud maternoinfantil, por lo que los servicios de salud no están equipados para la prevención, la realización de pruebas de diagnóstico y el tratamiento del cáncer.

En 2019, más del 90% de los países de ingresos altos indicaron que disponían de amplios servicios para tratar el cáncer en sus sistemas de salud pública, en comparación con menos del 15% de los países de bajos ingresos.

«Se trata de una llamada de advertencia para que todos luchemos contra las desigualdades inaceptables entre los servicios relacionados con el cáncer en los países ricos y en los países pobres», comenta el Dr. Ren Minghui, Subdirector General para Cobertura Sanitaria Universal y Enfermedades Transmisibles y No Transmisibles, Organización Mundial de la Salud.

«Cuando la gente tiene acceso a una atención primaria y a sistemas de referencia, es posible detectar el cáncer a tiempo, tratarlo adecuadamente y curar al paciente. El cáncer no debería ser una sentencia de muerte para nadie, en ningún lugar del mundo».

A pesar de esas desigualdades, no es imposible realizar avances en los países más pobres.

La OMS y el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) publicarán dos informes coordinados el 4 de febrero, Día Mundial contra el Cáncer, como respuesta a la petición de diversos gobiernos de que se estudie más en profundidad el ámbito en el que puede mejorarse el control del cáncer, y los posibles programas y políticas para ello.

«En la próxima década podrían salvarse al menos siete millones de vidas si se definen los métodos más adecuados para estudiar la situación de cada país, se integran las acciones contra el cáncer en la cobertura sanitaria universal y se moviliza a las diferentes partes interesadas para que trabajen juntas», dijo el director general de la OMS, el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus.

La OMS destaca la existencia de una amplia serie de medidas probadas para prevenir la aparición de nuevos casos de cáncer. Entre ellas: controlar el consumo de tabaco (responsable de un 25% de las muertes por cáncer), vacunar contra la hepatitis B para prevenir el cáncer de hígado, acabar con el cáncer cervicouterino vacunando contra el VPH, realizar pruebas y tratamientos, aplicar medidas de gestión del cáncer de gran calado en las que se aprovechan debidamente los recursos, y hacer que los cuidados paliativos, incluido el tratamiento del dolor, sean accesibles.

«En los últimos 50 años hemos presenciado avances impresionantes en la investigación para la prevención y tratamiento del cáncer», comenta la Dr. Elisabete Weiderpass, directora del CIIC.

«Se ha reducido el número de muertes por esta enfermedad. Los países de ingresos altos han adoptado programas de prevención, diagnóstico temprano y cribado que, junto con unos mejores tratamientos, han ayudado a reducir un 20% la mortalidad prematura entre 2000 y 2015, según los cálculos realizados. Por el contrario, en los países de bajos ingresos, la mortalidad prematura solo se ha reducido un 5%. Todo el mundo debería beneficiarse por igual de estos avances».

La dificultad residirá en la limitación que supone para los países seleccionar tratamientos en función de diversos criterios, como su costo, viabilidad y eficacia. Los gobiernos tendrán que elegir las terapias innovadoras contra el cáncer que necesiten, sin por ello olvidar que los tratamientos existentes, muchos de ellos eficaces y asequibles, pueden ofrecer beneficios en la lucha contra el cáncer que no acarrean grandes sacrificios financieros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *