Drogas y orgías: empleados del príncipe heredero Khalid al Qasimi hablan sobre su estilo de vida

Khalid al Qasimi, hijo del jeque de Sharjah, fue enterrado este miércoles tras su sorpresiva muerte, mientras se revelaban sórdidos detalles sobre sus adicciones y costumbres que lo llevaron a un precipitado final.

Sharjah, uno de los siete emiratos que integran los Emiratos Árabes Unidos, informó el martes que Qasimi, de 39 años, murió en Londres el lunes, pero sin dar detalles. La Policía todavía investiga las circunstancias del deceso, pero la prensa local comenzó a revelar detalles íntimos de su vida, con énfasis en el consumo de drogas y un especial interés por el sexo.

Le gustaba la metanfetamina porque te permite durar más en el sexo. Era el secreto peor guardado de la oficina, tenía una debilidad por esa droga”, reveló al Daily Mail bajo condición de anonimato un empleado de Qasimi, firma de moda que el heredero fundó y dirigía desde hace una década. Según detalló la fuente, los trabajadores podían saber cuándo había tenido una fiesta, ya que su comportamiento era errático al día siguiente. “Venía al trabajo de un humor particularmente malo”, explicó.

Según el medio británico, el entorno del ejecutivo aseguró que organizaba con frecuencia fiestas con prostitutas de alto nivel, eventos que podían durar días. “Era un buen tipo, pero se podía convertir en un monstruo”, agregó el empleado.

Las autoridades realizaron un examen de toxicología durante la autopsia antes de la repatriación, pero los resultados todavía no tienen fecha de publicación y podría ser cuestión de varias semanas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *