El chef estadounidense Mario Batali es acusado de agresión sexual

El chef estadounidense Mario Batali enfrenta cargos por acoso pues es acusado de  haber manoseado y besado a la fuerza a una mujer en un restaurante de Boston en 2017. Batali, de 58 años, se volvió una celebridad televisiva y construyó un emporio de restaurantes de que se retiró cuando fue acusado de acoso sexual por varias mujeres.

El chef ha sido imputado de agresión grave de índole sexual y violencia; este viernes será procesado en Boston, según documentos de la corte.

La queja penal fue presentada en esa ciudad en abril de este año, de acuerdo con The Boston Globe. El caso indica que una mujer reportó a la policía que Batali la besó, tocó su pecho y manoseó su ingle en un restaurante de Boston hace dos años.

La querella parece coincidir con la acusación de Natali Tene, quien demandó a Batali en agosto del año pasado y afirma que él se tomó una selfi con ella antes de acosarla sexualmente en el bar Towne Stove and Spirits, un establecimiento que ya cerró. Los abogados de Tene no respondieron a solicitudes para hacer comentarios el miércoles por la noche.

“Batali niega las aseveraciones tanto en este caso penal como en el civil que se presentó en agosto”, dijo un abogado del chef, Anthony E. Fuller a The New York Times. “Los cargos presentados por la misma persona sin fundamentos no tienen mérito. Él pretende enfrentar las acusaciones con firmeza y esperamos que el resultado lo exculpe por completo”.

Otras tres mujeres también acudieron en 2018 a la policía de Nueva York para reportar que Batali las había acosado sexualmente unos años atrás en dos restaurantes de Manhattan de los que era dueño o inversionista. Pero un funcionario del Departamento de Policía de Nueva York confirmó en enero que cerraron las investigaciones por falta de evidencia y limitaciones por la prescripción del delito.

Batali fue el primero de varios chefs y dueños de restaurantes acusados de acoso o abuso sexual en retirarse del negocio; quienes eran sus socios le compraron sus acciones de la compañía en marzo pasado. Batali también vendió sus acciones en Eataly, una cadena global de supermercados italianos de lujo.

Todo esto sucedió más de un año después de que Batali se retiró de las operaciones diarias en sus restaurantes y del programa televisivo que tenía en Estados Unidos, The Chew.

Cuando el emporio de Batali estaba en la cúspide tenía decenas de restaurantes y negocios en Estados Unidos, Singapur, Italia y Hong Kong. Se volvió célebre especialmente por restaurantes como Babbo y Del Posto, junto con la familia restaurantera Bastianich, con la que se asociaba.

Sin embargo, en diciembre de 2017 se publicó un reportaje en Eater —un sitio especializado en temas gastronómicos— en el que cuatro mujeres acusaban a Batali de conducta y tocamientos inapropiados, un comportamiento que parece que duró décadas. Tres de las mujeres habían trabajado para Batali; la cuarta era parte de la industria de restaurantes, según Eater.

En respuesta, Batali se disculpó públicamente. “Aunque no me han dado a conocer las identidades de la mayoría de las personas mencionadas en este texto, buena parte de la conducta que describen sí encaja con maneras en las que me he comportado”, dijo. “Ese comportamiento era equivocado y no hay cómo excusarlo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *