El Supremo de España dicta sentencia definitiva: 15 años de prisión para ‘La Manada’ por violación

Los acusados en este caso fueron previamente condenados a 9 años por un delito de abuso sexual. La reciente sentencia modifica el tipo penal y eleva la condena.

El Tribunal Supremo español ha decretado este viernes 15 años de prisión para los cinco miembros de ‘La Manada’ que atacaron a una joven en los sanfermines de 2016. Tras escuchar en una vista pública los recursos de las acusaciones y las defensas, los magistrados han decidido calificar los hechos como un delito de agresión sexual, al considerar que los acusados intimidaron a la víctima para forzarla a mantener relaciones sexuales. 

Esta decisión del tribunal implica que la condena ya es firme, por lo que los acusados tendrán que ingresar en prisión en los próximos días. Al menos dos de de ellos ya han sido detenidos a lo largo de este mismo viernes.

Posturas definidas

El hecho poco habitual de que el alto tribunal haya dictado su fallo en el mismo día en el que ha tenido la vista pública indica que, con toda probabilidad, ya existía entre los magistrados una postura definida a partir de los escritos presentados por las partes, que no se ha visto modificada por los argumentos presentados en la sesión de este viernes. 

Los acusados Antonio Manuel Guerrero, Jesús Escudero, José Ángel Prenda, Alfonso Jesús Cabezuelo y Ángel Boza ya habían sido previamente sentenciados por este mismo caso, en abril de 2018, a 9 años de cárcel, al ser hallados culpables de un delito de abuso sexual.

Del ‘no es no’ al ‘solo sí es sí’

El caso ha sido muy controvertido desde que la noticia saltó a los medios de comunicación. A las polémicas surgidas a lo largo del proceso, como la filtración de los datos de la víctima, el seguimiento del que fue objeto por la defensa de uno de los acusados, el juicio a la vida privada de la joven antes y después de los hechos denunciados, etcétera, se sumó la sentencia.

Tres de los jueces del Tribunal Supremo encargados del caso de ‘La Manada’. Madrid, 21 de junio de 2019.

El hecho de que la primera sentencia no considerara los hechos probados como violación, al no estimar los magistrados que hubiera mediado intimidación o violencia, hizo que la indignación tomara las calles y que, bajo el lema ‘Yo sí te creo’, naciera un movimiento que se manifestó en las principales ciudades del país para pedir la reforma de una Justicia que se consideraba patriarcal.

Los movimientos feministas del país reivindican desde entonces que se aplique la perspectiva de género a la hora de definir, por ejemplo, qué es intimidación o qué es consentimiento. Así, abogan por que en los procesos judiciales se tenga en cuenta el consentimiento explícito, es decir, pasar del ‘no es no’ al ‘solo sí es sí’.

Este caso ha propiciado el consenso total, tanto político como jurídico, sobre la necesidad de reformar el Código Penal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *