Embajador de Venezuela en la ONU denuncia plan de EE.UU. y la OEA para provocar una guerra en el país

Samuel Moncada aseveró que EE.UU. está agudizando la situación social en Venezuela para propiciar una intervención militar, disfrazada de «ayuda humanitaria».

Desde EE.UU. y la Organización de Estados Americanos (OEA) han desarrollado un plan para llevar a Venezuela a una guerra, ha denunciado el embajador del país sudamericano ante las Naciones Unidas, Samuel Moncada. El diplomático venezolano ha declarado que tras su más reciente discurso ante la OEA, las mentiras de ambos quedaron al descubierto.

Así, hablando en el Consejo Permanente de la OEA este 15 de febrero, Moncada llamó la atención al hecho de que «la verdadera ayuda humanitaria solo puede ser neutral, independiente, universal, no política y ser entregada a solicitud del Estado receptor».

Nunca puede ser usada para propósitos de extorsión o de agresión, y menos para justificar una guerra», aseveró el diplomático.

«Esta trampa la ven claramente organizaciones serias en el tema humanitario como la Cruz Roja Internacional o las Naciones Unidas, las cuales se han negado a participar en esa operación de propaganda porque ataca la esencia de lo que soporta el humanitarismo en el mundo: la confianza, la buena voluntad y la paz», ha sostenido Moncada.

En calidad de «una prueba adicional y definitiva de la perversidad e inmoralidad de este proyecto de agresión», Moncada indicó en referencia a Elliott Abrams que «la persona encargada de la operación por parte de EE.UU. hoy, es exactamente la misma que organizó, en 1986, el envío clandestino de armas para la guerra civil en Nicaragua en aviones camuflados, como ayuda humanitaria, enviaban armas como si fuera ayuda humanitaria para matar a los nicaragüenses».
En el mismo discurso Moncada denunció el robo de 30.000 millones de dólares por parte de la administración Trump al pueblo venezolano, a través de las sanciones al gobierno legítimo de Nicolás Maduro. El diplomático aseveró que forma parte de los planes de EE.UU. para agudizar la situación social y propiciar una intervención militar, disfrazada de «ayuda humanitaria», una estrategia que tachó de perversa e inmoral.

Leer más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *