Fujimori pide no lo maten enviándolo a prisión de nuevo

El Gobierno de Perú activó ayer las medidas policiales para detener y enviar a prisión al expresidente Alberto Fujimori (1990-2000), quien pidió desde una clínica de Lima que “no lo maten” poniéndolo en prisión, después de que un juez anulara este miércoles el indulto que se le concedió en diciembre.

Un Fujimori demacrado y con la voz entrecortada, publicó un video en su cuenta oficial en Twitter para señalar que si regresa a prisión su corazón “no lo va a soportar”. “Quiero pedirle al presidente de la República y a los miembros del Poder Judicial una sola cosa- por favor, no me maten, si regreso a prisión mi corazón no lo va a soportar, está demasiado débil para volver a pasar por lo mismo”, declaró Fujimori, de 80 años.

El exmandatario, cuyo indulto fue anulado este miércoles por el juez Hugo Núñez, del Juzgado de Investigación Preparatoria de la Corte Suprema de Justicia, agregó- “no me condenen a muerte, ya no doy más”. “Quiero decirles a las autoridades y políticos, por favor no me usen como arma política porque ya no tengo fuerza para resistirlo”, señaló Fujimori, quien apareció en el vídeo acostado en la cama de la clínica en la que fue internado el miércoles.

Fujimori publicó sus dramáticos mensajes después de que agentes de la Policía Judicial se apostaran en la parte exterior de la habitación que ocupa en la clínica, donde ingresó poco después de que se anunciara la anulación de su indulto, mientras que un grupo de policías antidisturbios vigilan el exterior de local.

El ministro del Interior, Mauro Medina, declaró que la Policía está a la espera de que se otorgue el alta médica a Fujimori para cumplir la orden de captura que emitió el juez Nuñez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *