Irán: “cercanos de Trump están sedientos de guerra”

El presidente de EE.UU., Donald Trump, impuso ayer “duras” sanciones al líder supremo de Irán, Ali Jameneí, mientras insistía en su oferta de negociar con él y advertía de que su “contención” ante las tensiones en el golfo Pérsico no durará para siempre.

Las nuevas restricciones financieras afectan a Jameneí, su oficina y a ocho comandantes de la Guardia Revolucionaria iraní, y esta semana se ampliarán para golpear al ministro de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, según el Departamento del Tesoro. “Seguiremos aumentando la presión a Irán. No pueden tener nunca una arma nuclear”, dijo Trump antes de firmar un decreto con sanciones. “No buscamos un conflicto con Irán ni con ningún otro país. Creo que hemos demostrado mucha contención, pero eso no significa que vayamos a demostrarla en el futuro”, avisó.

Reacción de Irán
Por su parte, el ministro iraní de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, dijo que los cercanos al presidente estadounidense, Donald Trump, “están sedientos por una guerra”.

“Donald Trump tiene 100 por 100 razón respecto a que el ejercito de EEUU no tiene nada que hacer en el Golfo Pérsico, la retirada de las fuerzas estadounidenses (del Golfo Pérsico) está totalmente en línea de los intereses de Estados Unidos y el mundo”, dijo Zarif.

“Pero ahora está claro que el Equipo B no está preocupado por los intereses de los Estados Unidos. Ellos desprecian la diplomacia y están sedientos por una guerra”, tuiteó Zarif.

Como “equipo B” Zarif se refiere al asesor de seguridad nacional estadounidense, John Bolton; el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y el príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salman.
Ayer Zarif en otro twitt, señaló que el “equipo B” casi conduce al presidente estadounidense, Donald Trump, a desatar una guerra.

No puede haber diálogo
El embajador permanente de Irán en la ONU, Majid Takht-Ravanchi, aseguró ayer que su Gobierno no puede entablar un diálogo directo con EE.UU. mientras su país está siendo amenazado, en medio de las tensiones por el derribo de un dron estadounidense el 20 de junio e incidentes con petroleros en el estrecho de Ormuz.

“Nadie puede aceptar un diálogo con alguien que te está amenazando con más sanciones”, dijo Ravanchi en paralelo a la reunión que el Consejo de Seguridad lleva a cabo para abordar la situación de Irán. “Mientras dicha amenaza exista”, Estados Unidos e Irán no empezarán un diálogo, ahondó.

Ravanchi subrayó que había transmitido al secretario general de la ONU, António Guterres, de que debería ser Naciones Unidas el que tome el liderazgo para encontrar una salida a la crisis, juntando a los países de la región bajo el paraguas de la organización multinacional.

El embajador también condenó que su país no hubiera sido invitado a la reunión a puerta cerrada del máximo órgano de la ONU, a pesar de haber solicitado participar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *