Legisladores demócratas están divididos con el tema de la inmigración

La desconfianza de los demócratas en Donald Trump es tal que un proyecto de ley de ayuda humanitaria para mejorar las condiciones en que son detenidos los migrantes que cruzan frontera ilegalmente sacó a la luz profundas divisiones del partido.

El proyecto representó un duro revés para la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi, que tuvo que aceptar una versión más diluida de lo que ella quería. Y generó numerosos roces en otras áreas. Enfrentó a demócratas de la cámara baja con los del Senado y puso en evidencia la discordia entre el creciente sector progresista del partido y el centro. Pelosi tiene un duro desafío por delante que va más allá de lidiar con legisladores novatos y aguerridos.

Los enfrentamientos entre la izquierda y el centro podrían complicar las perspectivas demócratas en otros proyectos importantes como la cobertura médica, el cambio climático y la asignación de fondos para las fuerzas armadas y programas domésticos.

La dinámica se parece a la que enfrentaron los líderes republicanos de la cámara baja cuando controlaban ese cuerpo y tropezaron con la férrea oposición de la extrema derecha. “No es bueno para la unidad” del partido, dijo la representante demócrata Pramila Jayapal, progresista.

Si bien ambas cámaras aprobaron la legislación con amplios márgenes, los demócratas del Senado lo hicieron en forma abrumadora, con solo 6 senadores que votaron en contra. Dijeron que sacaron adelante el mejor proyecto posible en una cámara controlada por republicanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *