Leopoldo López desafía a Maduro y anuncia “más movimientos del sector militar”

El dirigente opositor asegura en la Embajada de España en Caracas, escoltado por la Policía Nacional, que su liberación solo fue un primer paso que tendrá consecuencias

El dirigente opositor venezolano Leopoldo López, refugiado en dependencias diplomáticas españolas desde hace dos días, desafió este jueves a Nicolás Maduro anunciando una quiebra del estamento militar y nuevos levantamientos de las fuerzas armadas. “Claro que van a venir más movimientos del sector militar. Nuestro llamado es a todos los militares, todos los civiles para que contribuyamos con nuestra responsabilidad a contribuir con el cese de la usurpación. Esta dictadura se va a acabar”, aseguró el político a los medios de comunicación escoltado por agentes de la Policía Nacional española, en la puerta de la residencia del embajador español, Jesús Silva.

López decidió pronunciarse dos horas después de conocerse la orden de detención emitida por la justicia venezolana, que instó al Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) a capturarle y enviarle a la cárcel de Ramo Verde para terminar de cumplir una condena de 13 años. El político fue liberado la madrugada del pasado martes de su arresto domiciliario por un operativo liderado por Juan Guaidó, presidente del poder legislativo reconocido como mandatario legítimo por más de 50 países, con el respaldo de un grupo de uniformados. Horas después, ante el éxito incierto de este movimiento, optó por pedir protección en la Embajada de Chile, desde donde más tarde, alrededor de las siete, se trasladó a la misión española junto a su esposa, Lilian Tintori, y a su hija menor. El embajador Silva se reunió este jueves con el canciller venezolano, Jorge Arreaza, para analizar la situación. El Gobierno, que descarta la entrega de López y recuerda que sus sedes diplomáticas gozan de inmunidad e inviolabilidad, confía en que las relaciones bilaterales no se vean afectadas pese a los últimos acontecimientos.

El relato de López no aclara todas las incógnitas de la jornada, que empezó cargada de expectativas de los simpatizantes opositores y terminó con enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas especiales de la policía bolivariana. “Durante más de tres semanas tuve reuniones en casa, en mi condición de estar bajo arresto domiciliario. Allí me reuní con comandantes, allí me reuní con generales, allí me reuní con representantes de los distintos componentes de las fuerzas armadas y de los distintos organismos policiales. Allí nos comprometimos a contribuir con el cese de la usurpación y yo le puedo decir que lo que comenzó es un proceso que es irreversible”, señaló el dirigente, quien agregó que no quiere volver a prisión aunque no le tenga miedo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *