Los problemas económicos dificultan el debate climático en Latinoamérica

Los problemas de las economías latinoamericanas dificultan el debate sobre el cambio climático y la transición energética en estos países, según han admitido varios expertos reunidos durante la jornada anual del Comité Español del Consejo Mundial de la Energía (CECME) organizada en Madrid.

Durante una jornada centrada en el futuro de la energía desde la perspectiva latinoamericana y de género, expertos de México, Brasil o Venezuela han admitido que las dificultades para cubrir necesidades básicas o el desempleo provocan que la transición a un modelo energético más sostenible no figure en el debate público.

«En general, la población en México está más ocupada en qué va a comer el día de hoy o de mañana, no en la transición energética y el cambio climático», ha señalado el profesor de la Universidad Autónoma de Morelos (México), Antonio Rodríguez.

El académico mexicano ha explicado que la situación energética en su país se ha orientado de nuevo hacia los hidrocarburos, bajo iniciativa del gobierno iniciado hace menos de un año por el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, que planea construir una nueva refinería de petróleo como «proyecto estrella» de su mandato.

«El sector de hidrocarburos crecerá, bajo el amparo del actual gobierno federal, pero creemos que esta situación causará incertidumbres a las inversiones que necesita el país en otros sectores, como el eléctrico», ha analizado, ya que bajo su punto de vista el actual ejecutivo no facilitará la inversión extranjera.

Por su parte, el secretario general de la Instituto Brasileño de Petróleo, Gas y Biocombustibles, Milton Costa, ha explicado que el desempleo y la recuperación económica están muy por delante del debate climático en su país, al que ha considerado «bien preparado» ya que su «matriz energética» incluye un 40 % de renovables.

El experto brasileño ha resaltado la potencia de los yacimientos petrolíferos situados en los campos de presal de la costa del país y ha considerado que la industria de hidrocarburos ayudará a Brasil a recuperarse de su actual crisis económica, con las inversiones y privatizaciones previstas por el presidente Jair Bolsonaro.

En cuanto a la situación en Venezuela, la directora de la consultora IPD Latin America, Patricia Ventura, ha recordado que las necesidades en ese país son mucho más básicas, con una crisis que ha generado una salida de refugiados que alcanzará a seis millones de venezolanos al final de este año.

«La gente quiere comer, tener una vida normal, electricidad y agua», ha señalado la experta venezolana, que ha calificado la situación de la petrolera estatal PDVSA como de «destrucción progresiva» pues su producción sigue reduciéndose, de los 1,4 millones de barriles diarios que producía en enero a los 605.000 que producirá a finales de este mes de octubre.

«Si hay un cambio de régimen y con es cambio de régimen hay la seguridad de que las sanciones de Estados Unidos son levantadas, sí se podría hablar de un plan de recuperación», ha añadido Ventura, que ha asegurado que hay sectores opositores y del oficialismo con ideas «sorpresivamente» coincidentes en reformas energéticas.

Esta jornada, organizada por el Club Español de la Energía y el Real Instituto Elcano en la Torre Cepsa de Madrid, ha contado con la presencia del presidente del Consejo Mundial de la Energía, Jean-Marie Dauger, para quien el gran desafío de Latinoamérica es la diversificación de su mix energético y sus inversiones. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *