México exige justicia con monumentos

En la acera frente al Instituto Mexicano del Seguro Social y como bloques de alfabeto apilados en una sala de juegos, hay una instalación de metal grande con las letras ABC y el número 49 pintadas en rosa, azul y verde brillantes que evocan la alegría de la infancia.

ABC es el nombre de una guardería operada por el gobierno que se incendió en el norte de México en 2009 y el 49 es el número de niños que murieron. Otros 70 sufrieron lesiones de distinta gravedad. Sin embargo, ninguna de las 19 personas acusadas en la tragedia ha pasado un día tras las rejas, y durante 2 años este monumento se ha mantenido desafiante en la entrada de la institución responsable, exigiendo justicia.

El Paseo de la Reforma de la Ciudad de México, una avenida con rascacielos, hoteles y oficinas gubernamentales, tiene varias estatuas ornamentales que conmemoran momentos notables en la historia de México, como la independencia de España y el descubrimiento de América por Cristóbal Colón. En los últimos años, una colección de estructuras, como la del ABC, han surgido en la avenida para recordar los dolorosos incidentes de violencia, represión, ineptitud y, sobre todo, impunidad.

Frente a la Bolsa Mexicana de Valores, un número 65 color rojo brillante rinde homenaje a decenas de mineros del carbón que fallecieron en explosión ocurrida en 2006 en el estado de Coahuila. Sesenta y tres cuerpos siguen enterrados y apenas en mayo el presidente Andrés Manuel López Obrador prometió recuperarlos luego de años de negativas del propietario de la mina.

En otro sitio, un círculo púrpura con una cruz debajo (el símbolo reconocido internacionalmente para el género femenino) y un puño levantado y cerrado exigen “íNi una más!”, en relación con feminicidios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *