México vigilará tráfico de personas en la frontera EU

El gobierno mexicano advirtió ayer que no tolerará la trata de personas en su campaña para frenar a los migrantes que cruzan por su territorio en camino a Estados Unidos y dio nuevos detalles sobre el “rescate“ que hizo el fin de semana de casi 800 migrantes que viajaban ocultos y atiborrados en semirremolques.

El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, dijo que más de 150 de esos migrantes, 785 en total, eran niños. Afirmó que se trató de un rescate porque los migrantes iban en cuatro semirremolques donde pudieron morir asfixiados.

“No debemos permitir el tráfico de personas”, dijo Ebrard, afirmando que durante muchos años la trata de migrantes fue tolerada por las autoridades mexicanas. “Quizás estamos ante uno de los tráficos de personas más importantes del mundo”, agregó.

Ebrard habló mientras México continúa desplegando unos 6,000 efectivos de su recién creada Guardia Nacional en la frontera con Guatemala. México está acelerando sus esfuerzos para reducir el número de migrantes centroamericanos que llegan a la frontera con Estados Unidos.

El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador prometió reducir el flujo para evitar que las exportaciones mexicanas a Estados Unidos se vean afectadas por la amenaza del presidente estadounidense Donald Trump de aplicarles nuevos aranceles.

Los policías militares, que serán algunos de los integrantes iniciales de la Guardia Nacional, comenzaron a aparecer durante el fin de semana a lo largo del río Suchiate en Ciudad Hidalgo, al otro lado de la frontera con Guatemala. Ayer parecía que ya estaban teniendo cierto impacto en la zona.

Tomás Leyva, un salvadoreño de 65 años, se preparaba para abordar una balsa de regreso a Guatemala. Leyva había vuelto a entrar a México en balsa el domingo, pocos días después de haber sido deportado. Cuando trató de solicitar asilo en México, dijeron que no era elegible porque había entrado ilegalmente. Ayer, Leyva planeaba regresar a Guatemala para luego cruzar hacia México por el puente y los controles migratorios.

“Ahora está más serio. Es más estricta la situación, porque los militares que estaban ayer antes no había” dijo Leyva, un albañil convertido en pastor y quien dijo que huyó de San Salvador después de que una pandilla amenazó con matarlo. “Sí está dando resultado lo que están haciendo porque están deteniendo a mucha gente, pero esto no va a parar. Dicen que `mejor muerto por los gringos que por los pandilleros’”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *