No pudo matarse porque se quedó dormido

Una llamada telefónica alertó a la policía china de que un suicida iba saltar desde lo alto de un edificio.

Cuando las autoridades se personaron en el inmueble, descubrieron que el hombre estaba tan borracho que se había quedado dormido sobre la estrecha cornisa del rascacielos, a 29 pisos del suelo, por lo que no pudo lanzarse al vacío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *