No son ciertas afirmaciones de Trump sobre el muro y aranceles

Según los dichos del presidente Donald Trump, gracias a él, el muro en la frontera de Estados Unidos con México se construye rápidamente, Irán ya no grita “muerte a Estados Unidos” y los agricultores norteamericanos fueron liberados de la carga de un impuesto estatal. También ha presumido que sus gestiones han hecho posible que los restos de los soldados estadounidenses que estaban en Corea del Norte regresen a casa y que China abra su cartera al Tesoro de EEUU por primera vez en la historia.
Sin embargo, cuando se comparan con los hechos, las declaraciones del presidente de Estados Unidos son entre total o mayormente falsas. A continuación, una visión en retrospectiva de la retórica política de la semana en relación con el muro y los aranceles con México:

Muro fronterizo
Trump:

“Estamos construyendo un muro… y para el año que entra, al finalizar el año, tendremos cerca de 500 millas (800 kilómetros) de muro”. Sus comentarios fueron hechos el martes durante la cena anual del Partido Republicano en Iowa. “Tendremos cerca de 500 millas de muro construido para finales del año que entra. Eso es mucho. Y nos movemos rápidamente. Como saben, ganamos el caso en la gran corte el otro día. Y esa fue una gran victoria para nosotros”.

Los hechos: Trump está siendo sumamente optimista. No queda claro cómo fue que Trump calculó las 500 millas, pero tendrá que superar varios desafíos legales para llevar adelante su declaración de emergencia nacional (decretada para erigir una parte del muro) o que el Congreso destine más dinero para acercarse de lejos a eso. Esas son grandes suposiciones y, por mucho, la mayor parte del muro al que hace referencia son barreras de reemplazo, no nuevas millas construidas.

Hasta ahora, el gobierno ha otorgado contratos para 395 kilómetros (247 millas) de construcción de muro, pero más de la mitad de los fondos provienen del Departamento de Defensa, un dinero que quedó disponible bajo la declaración de emergencia de Trump del 15 de febrero.

El 24 de mayo, un juez federal en California que fue designado por el presidente Barack Obama le bloqueó al gobierno de Trump la construcción de varias secciones del muro con ese dinero. En otro caso, un juez federal en la capital del país que fue designado por Trump falló a favor del gobierno, pero ese fallo no tiene validez mientras esté vigente la impugnación de California. Incluso si Trump prevalece en las cortes, todos menos 27 kilómetros (17 millas) de los contratos otorgados son para reemplazar barreras existentes.

La Casa Blanca dijo que identificó hasta US 8,100 millones de posibles fondos a ser asignados bajo la emergencia nacional, en su mayoría del Departamento de Defensa.

Las autoridades de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP) dicen que el gobierno quiere que el Congreso financie 330 kilómetros (206 millas) el año que entra, pero son de pocas a nulas las probabilidades de que la Cámara de Representantes con mayoría demócrata apoyen esos planes.

Aranceles y la industria
automotriz

Trump: “Los aranceles son una gran herramienta de negociación, un gran productor de ingresos y, lo más importante, una poderosa manera para hacer que las compañías vengan a Estados Unidos, y hacer que las compañías que nos han dejado para ir a otros países vuelvan a casa. De manera estúpida perdimos 30% de nuestra industria automotriz con México”, tuiteó Trump el martes. “Se quedaron con 30% de nuestras compañías automotrices. Se mudaron a México. Todos fueron despedidos”, dijo el lunes en entrevista.

Los hechos: Trump se equivoca con que México se haya quedado con 30% de la industria automotriz estadounidense en los años posteriores a la entrada en vigor del TLCAN en 1994. En 2017, el 14% de los vehículos que se vendieron en Estados Unidos fueron importados desde México, según el Centro de Investigación Automotriz, un grupo de estudio con sede en Ann Arbor, Michigan. Las autopartes importadas desde México exceden el 30%.
Trump: “Si los aranceles hubieran alcanzado su máximo nivel, todas habrían vuelto”, tuiteó el martes. “Lo que sucederá es que las compañías se mudarán a Estados Unidos, de regreso a donde pertenecen… Todas regresarían si tuvieran que pagar un impuesto o arancel del 25%”, señaló en la entrevista del lunes.

LOS HECHOS: Trump está equivocado al afirmar que las compañías automotrices volverían de inmediato a Estados Unidos de existir un arancel del 25% en los vehículos y autopartes fabricados en México. Tarda un mínimo de 3 a 4 años planear, equipar y construir una planta de ensamblaje, así que habría un impacto inmediato mínimo en la producción o generación de empleos.

Los fabricantes de vehículos y autopartes son compañías globales, y también podrían analizar la posibilidad de trasladar sus fábricas a otros países sin aranceles. Las compañías también podrían simplemente esperar a que pasaran las elecciones de 2020, con la esperanza de que, si Trump fuera derrotado, el próximo mandatario se desharía de los aranceles. Las firmas automotrices “no van a invertir en duplicar su capacidad en respuesta a incentivos políticos a corto plazo”, dijo Kristen Dziczek, vicepresidenta del Centro de Investigación Automotriz.

Es posible que parte de la producción pudiera ser enviada de vuelta a Estados Unidos. Por ejemplo, General Motors fabrica alrededor del 39% de sus camionetas pickup en una planta ubicada en Silao, México, principalmente las versiones de trabajo ligero, de acuerdo con analistas de Morningstar. Si Estados Unidos impusiera un arancel de 25% a los vehículos ensamblados, GM podría trasladar parte de su producción a una planta en Fort Wayne, Indiana, que también fabrica ese tipo de camionetas. Pero existen límites. La planta estadounidense ya cuenta con tres turnos y está cerca de alcanzar capacidad máxima.

Los aranceles a México también habrían costado empleos en EEUU, debido a que casi con seguridad México habría respondido con otros gravámenes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *