Odisea de los menores que cruzan México

Miles de personas provenientes en su mayoría de Centroamérica exponen cada año sus vidas atravesando México para encontrar una vida mejor en Estados Unidos, de entre las cuales cada vez hay más niños y adolescentes.

Julian Para Cortés, encargado del Centro de Atención al Menor Fronterizo (Camef) en la fronteriza ciudad mexicana de Matamoros, contó ayer a Efe que en los últimos años se ha incrementado un 15 % el número de migrantes menores de edad. La mayoría de los menores de edad que son atendidos en el Camef provienen de Honduras, Guatemala, El Salvador y Venezuela, países desde donde el año pasado han partido numerosas caravanas de migrantes para alcanzar suelo estadounidense. De acuerdo con el Gobierno mexicano, cerca de 43,000 migrantes menores de edad viajan solos a través de México.

Ruth tiene 17 años y salió el pasado mes de mayo de su natal Honduras con destino a Virginia, en Estados Unidos. Contó a Efe que las pocas oportunidades laborales en su país, además del contexto de violencia que se vive en la región, fueron factores determinantes para buscar una mejor vida en el extranjero. Además, Ruth emprendió el viaje sola ya que no contaba con suficientes recursos económicos para pagar el viaje de toda su familia.

El viaje ha sido muy “duro” y “cansado” para Ruth ya que cuenta con 5 meses de embarazo. A pesar de esta condición, esta futura madre afrontó los riesgos de viajar de noche y pasar hambre, calor y frío. Su odisea, sin embargo, se truncó en el norteño estado de Tamaulipas, donde fue capturada por agentes migratorios y trasladada al Camef, que esta gestionando su deportación a Honduras.

También será devuelto Eduardo, quien a sus 7 años ha recorrido junto a su tía los miles de kilómetros que separan Honduras de la frontera entre México y EEUU. El pequeño se quedó a solo 15 minutos de intentar cruzar en lancha el fronterizo Río Bravo. A Eduardo no le provocaba miedo cruzar el río, algo que no sucedió ya que fue arrestado junto a su tía por parte de agentes migratorios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *