“Probablemente no pasará, pero vale la pena intentarlo”, señaló.

Michelle Bachelet, Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU, dice que le preocupa que “las sanciones impuestas este año sobre las exportaciones del petróleo y el comercio de oro están exacerbando la crisis política” en Venezuela.

En una rueda de prensa, desde el aeropuerto de Maiquetía, en el estado de Vargas, la diplomática informó que por primera vez su oficina va a tener presencia en Venezuela, donde además de continuar un monitoreo que se estaba haciendo desde afuera, va a poder trabajar directamente con todos los actores involucrados en la crisis política, económica y humanitaria que vive el país suramericano.

“Hemos alcanzado un acuerdo con el gobierno para que un pequeños equipo de dos oficiales de los derechos humanos permanezca aquí, con el mandato de proveer asistencia y asesoría técnica, pero también muy importante continuar monitoreando toda la situación de los derechos humanos en Venezuela”, señaló.

Aunque manifestó que no sabe cuándo regresará a Venezuela, dijo que no la olvidaría y que su oficina tendrá un espacio para mantener una relación más cercana con autoridades, sociedad civil, víctimas, entre otros. Manifestó también que trabajará para establecer una oficina permanente.

La alta comisionada habló además de los diferentes compromisos adquiridos con el gobierno venezolano como, por ejemplo, que su equipo tenga acceso a centros de detención para hablar con los privados de la libertad.

“Además de la ya citada de la presencia de dos oficiales de derechos humanos, tenemos el compromiso expreso del gobierno para llevar a cabo una evaluación de la Comisión Nacional de Prevención de la tortura, así como también para evaluar cuáles son los principales obstáculos en el acceso a la justicia en el país”, agregó.

Bachelet se mostró conmovida por las historias de víctimas de la crisis que escuchó durante su visita, e incluso manifestó que comunicará sus denuncias, pero se mantuvo en una posición neutra: “Fue doloroso escuchar el anhelo de las víctimas y familiares para obtener justicia ante la violación de los derechos humanos o víctimas de la violencia política por ser partidarios del régimen”.

Bachelet hizo un llamado para liberar a todos los detenidos y privados de la libertad. A su vez celebró la liberación del parlamentario Gilber Caro, quien se encontraba en custodia del Sebin, así como la liberación de los presos políticos Melvin Farias y Junior Rojas.

Durante su estancia en Caracas, la funcionaria se reunió con el presidente en disputa, Nicolás Maduro, sí como con los ministros de defensa, de gobierno y del interior y el canciller. Así mismo, con el presidente de Tribunal Supremo, el fiscal general y el defensor del pueblo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *