Qué posibilidades de éxito tiene un posible diálogo entre gobierno y oposición tras meses de conflicto

Casi cuatro meses después del rebrote de la crisis política en Venezuela, las cosas podrían estar empezando a cambiar.

El embajador de Venezuela ante Naciones Unidas, Jorge Valero, confirmó que «hay conversaciones» entre el gobierno de Nicolás Maduro y la oposición.

De acuerdo con las informaciones publicadas en diferentes medios de comunicación, ese diálogo empezó a fraguarse en un lugar secreto de Oslo, la capital de Noruega.

Este país escandinavo tiene una larga tradición como mediador en conflictos internacionales, papel que estaría ejerciendo de nuevo, esta vez para desbloquear la enrevesada crisis venezolana.

El líder opositor Juan Guaidó dijo que la delegación del antichavismo estuvo formada por el diputado Stalin González, el exdiputado Gerardo Blyde y Fernando Martínez Mottola, ministro en la época del presidente Carlos Andrés Pérez.

Por parte del gobierno chavista habrían participado Jorge Rodríguez, vicepresidente y una de las figuras de mayor peso en el Ejecutivo, y Héctor Rodríguez, gobernador del Estado Miranda, al que se considera una de las figuras emergentes dentro del chavismo.

Ninguno de los dos confirmó su asistencia a los encuentros, pero ambos publicaron un tuit en el que apostaban por el diálogo.

Las aún balbucientes negociaciones noruegas suponen un cambio en el guion de la batalla política venezolana.

Desde que el pasado 23 de enero, el presidente de la Asamblea Nacional, Guaidó, invocara la Constitución para declararse el presidente legítimo en lugar de Maduro, al que considera un «usurpador», gobierno y oposición no se habían sentado a hablar.

Después de semanas de tensión y estallidos de violencia como los ocurridos el 23 de febrero, cuando se produjo el intento fallido de hacer entrar la ayuda enviada por Estados Unidos y otros países, y el 30 de abril, cuando Guaidó llamó a sublevarse a miembros de la Fuerza Armada, el diálogo parece abrirse paso.

Pero son muchas las dificultades que deberá superar.

Un acuerdo parece todavía lejos.

¿Por qué ahora?

Tras el fracaso del intento de insurrección del 30 de abril, que Guaidó bautizó como la «fase definitiva» de su intento por derrocar a Maduro, quedó claro que la oposición no puede lograr que un número suficiente de altos mandos del Ejército le retire el apoyo.

Jorge Rodríguez.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEl ministro de Comunicación de Venezuela, Jorge Rodríguez. encabezaría la delegación oficialista durante las conversaciones en Oslo.

Esa había sido hasta ahora la principal apuesta del bloque opositor y de Estados Unidos, su gran aliado en la escena internacional, para quebrar a los leales a Maduro y forzar su salida.

Y Guaidó, como admitían en su entorno antes de los sucesos de abril, corre el riesgo de «acabar convertido en parte del paisaje», si no logra a corto plazo ese objetivo.

A lo que se suma el impacto de la presión contra los diputados opositores,acusados de participar en los sucesos del 30 de abril, que el gobierno califica como un «golpe de estado».

Pero que Maduro siga en el poder no significa que su posición no sea cada vez más débil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *