Trump quiere que Rusia regrese al G7: ¿por qué fue expulsada?

“He sido la peor pesadilla de Rusia”.

Con esa frase preparaba el presidente Donald Trump lo que iba a ser el lanzamiento de un auténtico bombazo cuando estaba a punto de viajar a Canadá para participar en el primer día de la cumbre del G7.

“Rusia debería estar en esta reunión”.

Como si hubiera pocos temas polémicos en la agenda del encuentro entre los países más industrializados (EE.UU., Canadá, Francia, Alemania, Japón, Reino Unido e Italia), Trump quiso agregar otro.

Rusia fue expulsada del grupo a raíz de la crisis en Ucrania, tras la anexión de la península de Crimea en 2014 por parte del presidente ruso, Vladimir Putin.

Y con esta declaración, Trump abre un nuevo frente entre Washington y el resto del bloque y añade presión a una cita de por sí muy tensa por la guerra arancelaria.

“Te guste o no, y puede que no sea políticamente correcto, tenemos que gestionar los asuntos globales”, agregó el mandatario.

“El G7 solía ser el G8, expulsaron a Rusia. Deberían permitir que Rusia regrese”.

“El siete es un número de la suerte”

El nuevo primer ministro italiano, Giuseppe Conte, fue el único que en principio se mostró de acuerdo con la propuesta. De hecho, Conte, ya había dicho en su primera comparecencia ante el Senado, que también promoverá el levantamiento de las sanciones a Rusia.

  • Las inusuales represalias de México, Canadá y la UE para sancionar a EE.UU. por sus aranceles

Pero la idea encontró poco eco. A las pocas horas el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, rechazó la propuesta.

“Dejemos el G7 como está ahora. El siete es un número de la suerte, al menos en nuestra cultura”, dijo Tusk poco antes de que partiera la cumbre. Y agregó que la cita “será la más difícil en años”.

“Es evidente que el presidente estadounidense y el resto del grupo siguen estando en desacuerdo sobre comercio, cambio climático y el acuerdo nuclear con Irán”, afirmó Tusk.

“Pero lo que más me preocupa es que el orden internacional, basado en normas, está siendo atacado. Y lo que es bastante sorprendente, no por los sospechosos habituales, sino por su principal arquitecto y garante, los Estados Unidos”, agregó Tusk.

La expulsión de Rusia

Pero aunque el europeo diga ahora que el 7 es el número de la suerte, lo cierto es que el G7 solía ser el G8 hasta que los miembros del grupo, liderados por Barack Obama, decidieron expulsar a Rusia, por haber anexado Crimea a su territorio.

En aquel entonces, en 2014, Obama definió la anexión como una agresión rusa a la soberanía y la integridad territorial de Ucrania, así como una violación del orden internacional establecido tras la Segunda Guerra Mundial.

En cambio Putin, argumentó que fue una decisión de los propios habitantes de Crimea y negó las acusaciones de que le había entregado armas y equipos militares sofisticados a los rebeldes.

En los últimos cuatro año, Rusia ha seguido consolidando su control sobre la península, mientras que la minoría tártara que vive en el territorio ha denunciado persecuciones.

Es más, hace unas semanas Putin inauguró el puente de Kerch, que une a Rusia con Crimea, y que es considerado por Putin como el “proyecto del siglo”.

  • “El proyecto del siglo”: 5 cifras que muestran la magnitud del puente que une a Rusia con la anexionada península de Crimea

Crimea tiene una ubicación geoestratégica clave en el mar Negro, en medio de una ruta de intercambios comerciales globales y ductos que transportan petróleo y gas de Oriente a Occidente.

Además, ahí se encuentra la base naval rusa de Sebastopol.

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *