Trump y Biden se lanzan mutuos ataques en duelo por voto obrero en Iowa

El presidente Donald Trump calificó de «tonto» a su principal oponente demócrata, Joe Biden, , cuando ambos organizaron actos de campaña en Iowa, disputado estado para las elecciones presidenciales de 2020.

Al salir de la Casa Blanca para Iowa, Trump atacó a Biden, un legislador de larga data y exvicepresidente de Barack Obama, tratándolo de «mentalmente débil».

Burlándose de su fracaso en pasadas elecciones presidenciales, Trump tildó a Biden de «perdedor» y pareció alimentar una teoría compartida en círculos de derecha según la cual el exvicepresidente goza de mala salud.

Minutos después, en Iowa, Biden describió a Trump como «una amenaza existencial para Estados Unidos».

Según el dirigente demócrata, de 76 años, su presencia en el estado del medio oeste el mismo día que Trump, de 72, fue una coincidencia.

Pero su discurso en un acto de campaña estuvo centrado en atacar directamente al presidente.

«Lejos de defender a los obreros y agricultores estadounidenses, como afirma repetidamente, Trump los ha convertido en peones» en las guerras arancelarias con diversos países, especialmente China y el cercano aliado México.

«Trump puede pensar que Wall Street y los superricos construyeron este país. No lo hicieron. Fue la clase media la que construyó este país. Y los sindicatos construyeron a la clase media», dijo Biden.

Trump, un hombre de negocios que siempre ha procurado dar de sí mismo una imagen de magnate, basa en gran parte su poderío electoral en los trabajadores que se sienten representados por su eslogan nacionalista de «Estados Unidos primero».

En Iowa, el presidente visitó una planta de etanol para promocionar su respaldo al biocombustible, suministrado por los agricultores políticamente clave de este estado. Más tarde, participaría en una cena del oficialista Partido Republicano.

«Bajo mi administración siempre protegeremos y defenderemos nuestro gran agricultor patriota estadounidense», dijo en un discurso en la fábrica.

Según Trump, Biden y los más de 20 candidatos demócratas que compiten por la nominación de su partido para aspirar a la presidencia, son aquellos cuyas políticas económicas y sociales están alejadas de los estadounidenses comunes.

Por otra parte, el presidente celebró el acuerdo en el que México aceptó tomar más acciones contra los migrantes que se desplazan a Estados Unidos y de esa evitar un alza de aranceles.

Trump dijo que su guerra de gravámenes con China sería igual de exitosa.

«En este momento, China quiere hacer un trato. Soy yo ahora quien está retrasando el trato. Y vamos a hacer un gran trato con China, o no estaremos haciendo un trato en absoluto», dijo.

Trump comenzará oficialmente su campaña de reelección la próxima semana en un mitin de Florida.

En realidad, nunca dejó de hacer campaña desde que llegó a la Casa Blanca luego de una sorpresiva victoria sobre la candidata Hillary Clinton en los comicios de noviembre de 2016.

Respaldado por su manejo del Ejecutivo y una economía floreciente, Trump debería ser un favorito en los comicios de 2020. Pero su presidencia ha polarizado tanto al país y energizado a sus oponentes que los patrones electorales previos -como en 2016- podrían dar vuelta.

Biden mantiene una fuerte ventaja en el campo demócrata pero su plataforma centrista se ve acechada en momentos en que los sectores más activos del partido Demócrata viran a la izquierda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *