Brigadas hallan helicóptero con cadáveres en La Romana

Un saldo de cinco muertos, cuatro turistas y el piloto dominicano, dejó la caída de un helicóptero que desapareció tras salir de Río San Juan, María Trinidad Sánchez, hacia La Romana el jueves en la tarde.

Los cuerpos de las víctimas y el aparato siniestrado fueron encontrados en una zona de muy difícil acceso en las proximidades del batey Cacata, en La Romana, tras más de 16 horas de búsqueda por brigadas de diferentes instituciones, encabezadas por la Defensa Civil.

El trayecto para llegar al punto donde finalmente fueron encontrados los turistas, de procedencia europea, y el piloto criollo es muy accidentado, por lo que las autoridades programaron sacar los cuerpos en helicópteros, alzándolos con poleas, porque era imposible hacerlo por tierra.

La localización del lugar fue posible por la utilización de GPS y porque el teléfono móvil de uno de los turistas conservó carga suficiente para guiar a los brigadistas al punto exacto.

El área, rodeada de un inmenso campo de caña del Central Romana, está llena de malezas, precipicios y árboles de todos los tamaños, lo que dificultó la llegada de periodistas y de brigadas de organismos de socorro.

Pablo Polanco, director de la Defensa Civil, regional Este, explicó que el rescate de los cuerpos fue posible por la labor conjunta de ese organismo, el Ministerio de Obras Públicas, la Fuerza Aérea, el Ejército, la Policía, así como de civiles.

Señaló que participaron cuatro helicópteros en la búsqueda, además de decenas de vehículos todo terreno que peinaron varios kilómetros a la redonda luego que fue detectada una señal mediante el GPS.

El helicóptero es matrícula NI24ML, de propiedad privada, y salió de Río San Juan con destino a Casa de Campo, La Romana, pero se precipitó a menos de cinco millas del lugar donde debió llegar a las 5:00pm del pasado jueves.

Todavía anoche solo habían sido identificados el piloto, José Roberto Lanfranco, oficial de la Fuerza Aérea; y a Richard Phillipe.

Polanco informó que el aparato no se incendió, por lo que fue posible encontrar los cadáveres y reconocerlos.

Se informó que entre los muertos hay una mujer que aparece abrazada a uno de los compañeros del viaje. Todos se hospedaban en una lujosa villa del complejo Casa de Campo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *