Parques y espacios públicos, un respiro para los capitaleños en tiempos de pandemia

Los parques y espacios públicos del Distrito Nacional han tenido un aumento considerable de personas.

Parques, plazas, plazoletas, áreas verdes o simplemente los espacios públicos que tiene el Distrito Nacional, han tenido un impacto durante la pandemia del COVID-19, al recibir una cantidad de visitantes de manera masiva e inesperada.

Las medidas restrictivas por parte del Poder Ejecutivo, basándose en las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), han limitado, y en algunos casos prohibido, las reuniones sociales en lugares cerrados, situación que junto al constante confinamiento, ha llevado a las personas a atesorar y ocupar los espacios públicos de la ciudad.

Sin embargo, no todos los espacios públicos que posee la ciudad se encuentran en condiciones de albergar grandes cantidades de personas al mismo tiempo, así como tampoco asegurar su seguridad física y sanitaria.

Un recorrido realizado por un equipo de Listín Diario por varios espacios públicos del Distrito Nacional, permitió ver las condiciones de algunas de las áreas que más visitantes reciben en plena pandemia.

Centro Olímpico

Situado en uno de los puntos céntricos de la ciudad, el Centro Olímpico Juan Pablo Duarte se muestra como como un punto verde y de recreación entre medio de dos avenidas principales como la 27 de Febrero y la John F. Kennedy.

A pesar de ser una dependencia del Ministerio de Deportes y Recreación, el Olímpico destaca por tener un amplio espacio para distintas disciplinas deportivas y áreas verdes para desarrollar otras actividades.

No obstante, varias de sus estructuras muestran un gran deterioro y falta de mantenimiento, entre las que destacan los baños, puntos clave para mantener y regular las medidas sanitarias y la seguridad se limita a policías dispuestos en dos de sus entradas.

Plaza de la Cultura

Unos metros más al sur del Olímpico, se encuentra la Plaza de la Cultura, una zona de áreas verdes  donde también se ubican tres museos, así como la Biblioteca Nacional Pedro Henríquez Ureña.

Esta zona de poco uso (comparativamente con su espacio) según comentaron algunas personas situadas allí al momento del recorrido, tiene la apariencia de un área de eterna remodelación, ya que la renovación de las estructuras de los museos lleva cerca de dos años. A esto, se le agrega el descuido y la falta de mantenimiento y cuidado de monumentos que tienen valor cultural e histórico.

La Arboleda

Rodeado de torres del sector Naco se encuentra un pequeño parque conocido como La Arboleda, el cual es utilizado como área de esparcimiento para algunos habitantes de la zona, así como empleados de comercios y una clínica privada.

A pesar de su reducida extensión, el parque sirve como punto de encuentro y es utilizado mayoritariamente en las noches para reuniones sociales que abarcan toda su área, donde solo hay un policía municipal para mantener la seguridad.

Parque Iberoamericano

El espacio público por excelencia que tiene la ciudad capital es el conocido popularmente como “parque de las luces”. El mismo, que fue renovado recientemente por la Alcaldía del Distrito Nacional, tiene todas las especificaciones necesarias que debe cumplir un área verde, según las regulaciones propuestas por organismo internacionales como el Programa de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (ONU-Hábitat).

Parque La Lira y Zooberto

Ambas áreas verdes construidas en medio de grandes avenidas, son conocidas por ser espacios que desde antes de la pandemia las personas se reúnen para actividades sociales, principalmente en las noches y fines de semana. Durante el día, ambas plazas son puntos donde se colocan motoristas que hacen servicios a domicilio “deliverys” y comerciantes ambulantes.

Dado que ambos tienen historial con la cantidad de gente que frecuenta, así como de situaciones problemáticas, tienen instaladas cámaras de seguridad, así como agentes de la Policía Nacional y municipal constantemente.

Botánico

El Jardín Botánico es uno de los denominados ‘pulmones’ del Distrito Nacional. Tanto los alrededores, como en su interior (que hay que pagar para entrar), ofrecen espacios verdes que permiten el distanciamiento social. Esta zona es utilizada mayormente para las actividades físicas y las aglomeraciones de personas que a veces se pueden observar en la zona de parqueos.

En algunos de los puntos de sus alrededores, se observaron policías municipales, pero la distancia entre uno y otro tiende a ser considerable, además de que se han reportado robos en las zonas próximas.

Mirador Sur

El Mirador representa otro de los ‘pulmones’ del Distrito Nacional, solo que a diferencia del Botánico su acceso es gratuito y se puede observar distintos tipos de actividades, teniendo en consideración las estructuras que posee.

Asimismo, cuenta con policías que recorren cada cierto tiempo sus espacios y recientemente fueron remodelados los baños, colocando así un espacio donde se pueden tomar medidas sanitarias, con la finalidad de evitar posibles contagios del COVID-19.

Malecón

Con más de 12 kilómetros de extensión, el Malecón de Santo Domingo es el espacio público predilecto para las personas, que lo han preferido para todo tipo de actividades de carácter social, antes y durante la pandemia del COVID-19.

Las personas han ocupado gran parte de los tramos del Malecón, los cuales no presentan, en su mayoría, las condiciones necesarias para albergar las aglomeraciones, haciendo énfasis en su seguridad, tanto física como sanitaria.

La cantidad de personal de los cuerpos castrenses que tiende a vigilar el ancho del malecón se limita por lo general a solo “observar” las aglomeraciones y hacer la vista gorda mientras se violan las medidas sanitarias como el uso de mascarillas y el distanciamiento social.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *