Sigue expectativa en el primer mes del nuevo gobierno

justo un mes hoy de su llegada al poder por elección popu­lar el pasado 5 de ju­lio, el presidente Luis Abinader mantiene encendidas las expectativas de una amplia gama de sectores sociales, económicos y políticos del país, tras haber bos­quejado un ambicioso programa para reactivar la economía, casti­gada severamente por la pande­mia de coronavirus.

Entre los planes concretos de arranque de la gestión de Abina­der figuran los proyectos desarro­llistas de inversión pública y pri­vada en Pedernales y Manzanillo, la autopista del Ámbar y un com­promiso de guerra contra una plaga que puede descalabrar to­do esto, la más temida y dañina: la corrupción.

Está haciendo visitas, estimu­lando la educación, apoyando al sector salud, empujando la re­apertura segura del turismo y ase­gurándose del cumplimiento de las tareas para detener el desbor­damiento de los servicios de salud y bajar el número de muertes por el Covid-19.

Pero estos primeros 30 días de Gobierno no han sido sólo de trabajo, ovaciones y elogios pa­ra el mandatario por estas ini­ciativas de corte económico y servicios generales, porque en el otro extremo hay una gran masa de miembros del Partido Revolucionario Moderno muy inquietad que ya está ejercien­do presión por empleos a las au­toridades.

La gestión y estilo del presiden­te Abinander presenta unas ca­racterísticas impares a otros jefes de Estado.

La cualidad de vestir con saco y sin corbata, con un bien mane­jado efecto visual soportable a la vista, visitar los pueblos cada fin de semana junto a su familia y funcionarios, responder pregun­tas de los periodistas en estos ac­tos y reunirse de manera abierta con empresarios y dirigentes de su partido, son particulares que marcan el primer mes de gestión del presidente Luis Abinader.

Con su peculiar forma de go­bernar, el jede de Estado parece dispuesto a marcar una diferencia con sus antecesores, algo que ha dejado claro desde la primera se­mana que inició su periodo presi­dencial.Más en Inicio

Desde su instalación en el Pa­lacio Nacional el pasado 16 de agosto, el mandatario ha reali­zado tres visitas a distintos pun­tos del país, agotando apretadas agendas de trabajo, además de haber aprovechado para “vaca­cionar”, otra forma suya de pro­mover el turismo dominicano.

Lo primero que hizo Abinader fue presentar sus planes en mate­ria de Educación ante el inicio del año escolar, igual que las estrate­gias para la recuperación del tu­rismo, que ha sido golpeado con severidad por el Covid-19, ade­más de otras medidas sobre el sector salud.

El pasado 25 de agosto, junto a su ministro de Educación, Rober­to Fulcar, Abinader informó que las clases del año escolar 2020-2021 iniciarían el próximo 2 de noviembre bajo la modalidad vir­tual, luego de que el periodo edu­cativo estuviera en peligro debi­do a la situación que impera en el país.

Sin embargo, Fulcar reveló la semana siguiente que el proceso para adquirir más computadoras y tabletas para dotar a los 2.8 mi­llones de estudiantes se tomaría más tiempo que lo pautado al ini­cio del año escolar.

El presidente Abinader se ha comprometido a dotar a los pro­fesores de la educación pública de las herramientas tecnológicas adecuadas, incluyendo tabletas o computadoras, a fin de desarro­llar sus procesos docentes con los programas, materiales y recursos necesarios para asegurar el éxito de la educación.

Respecto al turismo, el presi­dente ha sostenido que entre las medidas están la inversión de 420 millones de pesos en promoción y acuerdos con aerolíneas para asegurar rutas, apoyo económico, flexibilización fiscal, medidas mo­netarias, un fondo de garantías, apoyo crediticio para la pequeña y mediana empresa, y la creación de un seguro de salud a cargo del Estado para turistas que puedan ser afectados por el Covid-19.

“Hemos decidido no solicitar­le a los viajeros ningún tipo de prueba previo al ingreso al país. Tampoco estaremos realizando pruebas masivas a su llegada, si­no pruebas aleatorias de rápida aplicación. De este modo garan­tizaremos que las pruebas dispo­nibles sean utilizadas para quien más lo necesite, especialmen­te los casos más críticos”, explicó Abinader durante el lanzamiento del Plan de Recuperación Respon­sable del Sector Turismo.

Además, dijo que en diálogo con el sector se han tomado me­didas a partir del 1 de septiembre y citó la reducción para el periodo septiembre-noviembre de la tari­fa APA a un 35%; eliminación del pago de anticipo por seis meses; eliminación el pago del 1% de los activos hasta junio de 2021.

También indicó que la exten­sión por un plazo de dos años del inicio y término de los proyectos aprobados por Confotur. “Esto se hace sin dejar de lado las medidas monetarias y financieras también necesarias; y se trabaja de la ma­no con el Banco Central para se­guir viabilizando que las peque­ñas y medianas empresas cuente con la liquidez necesaria para sor­tear esta crisis”.

Posteriormente, Abinader fir­mó el re¬glamento de la aplica­ción de la Ley 47-20 y reveló que el Con¬sejo Nacional de Alian­zas Público-Privadas aprobó el 25 de agosto prio¬rizar las in­versiones en transporte vial, aé­reo y marítimo, agua, salud, edu­cación, energía, agro¬pecuaria, vivienda, turis¬mo, comer­cio internacio¬nal, movilidad urbana, telecomunicaciones, segu¬ridad ciudadana y defensa nacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *